Navegando por: Inicio » Noticias generales » Declaración del Sistema de las Naciones Unidas en Ecuador Primer Aniversario del Terremoto

Declaración del Sistema de las Naciones Unidas en Ecuador Primer Aniversario del Terremoto

Al conmemorarse el primer año del devastador terremoto que afectó principalmente a la costa del Ecuador, el Sistema de las Naciones Unidas rinde un sentido homenaje a las 671 personas que perdieron sus vidas y a los cientos de miles de personas que fueron afectadas.

El Gobierno Nacional, la ciudadanía, las comunidades damnificadas y las organizaciones humanitarias y de desarrollo actuaron con mucha rapidez para salvar vidas y reducir al mínimo los impactos ocasionados por el sismo. Asimismo, es importante resaltar el valor y la fortaleza de los habitantes de las provincias afectadas, así como la solidaridad que la ciudadanía ecuatoriana ha demostrado a lo largo de este año para enfrentar juntos los desafíos de un país golpeado por tan grande tragedia.

El Ecuador es un país expuesto a múltiples amenazas naturales y la experiencia vivida en los últimos años ha reafirmado nuestra preocupación por encontrar las medidas más efectivas para la reducción de los riesgos, la mitigación del impacto que estos pudieran ocasionar y la promoción de un desarrollo resiliente. Prevenir y protegerse es tarea de todos.

La Nueva Agenda Urbana, aprobada en octubre de 2016 en Quito durante Hábitat III, la Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, reconoce que las ciudades y los asentamientos humanos se enfrentan a amenazas sin precedentes como los desastres naturales y las consecuencias del cambio climático. Por ello, los Estados, a través de esta agenda se comprometieron a promover un enfoque proactivo de prevención y puesta en práctica de políticas de reducción y gestión de los riesgos de desastres, reduciendo así la vulnerabilidad, aumentando la resiliencia y la capacidad de respuesta ante los peligros naturales y aquellos causados por el ser humano, y fomentando la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos.

En este contexto, el Sistema de las Naciones Unidas reafirma su compromiso para acompañar a las autoridades nacionales en la puesta en práctica de todas estas acciones, así como para continuar apoyando las iniciativas nacionales que aseguren que las necesidades humanitarias sean atendidas de manera adecuada.